¿ Por qué el exceso de grasa corporal sobre todo si es visceral, puede ser peligroso ?

Las personas con sobre peso y las obesas, aunque en distinta medida, se caracterizan fundamentalmente por un exceso de grasa, que se acumula en el tejido adiposo y hace que este sea muy voluminoso.

 

La expansión de la masa grasa se produce por el aumento de tamaño (hipertrofia) de las células características del tejido adiposo ( adipocitos ) en combinación con el aumento de su cantidad ( hiperplasia ).

 

Durante mucho tiempo se pensó que el tejido adiposo era simplemente un almacén de reservas energéticas de las calorías tomadas pero no consumidas, pero en esos últimos años son numerosos los progresos en el conocimeinto de la estructura y el funcionamiento del tejido adiposo (EL GRASO) que han llevado a considerar este un órgano adiposo dotado de un sitema organizado de arterias, venas y nervios que conectan el órgano adiposo con todo el organismo y contribuyen a una regulación metabólica integral.

El órgano adiposo está compuesto por dos tipos de grasa: blanca y parda, formados por células con estructura y funciones diversas.


Las células adiposas pardas durante el crecimiento tienden a transformarse en células adiposas blancas. Este proceso se ve facilitado por una alimentación desequilibrada y por un estilo de vida sedentario, con menor consumo energético y más ingestión de alimentos: la consecuencia es que el órgano adiposo de los sujetos obesos tiene una mayor proporción de tejido adiposo blanco.


Cuando está sobrecargado por exceso de grasa, como en el caso del sobrepeso y de la obesidad, el órgano adiposo y especialmente los adipocitos blancos producen unas sustancias, las adipoquinas, que son las responsables de las importantes complicaciones de la obesidad, conocidas en su conjunto con el nombre de " síndrome metabólico " que se caracteriza por una obesidad visceral complicada por una presión arterial alta ( hipertensión ), la alteración de la actividad de la insulina, alteración de la composición de las grasas de la sangre ( dislipemia ) y un incremento del riesgo de desarrollar enfermedades cardiocirculatorias.


 

Las investigaciones científicas más recientes demuestran que la grasa acumulada en el abdomen, grasa visceral, puede producir más de aquellas sustancias perjudiciales llamadas " citoquinas inflamatorias " que la grasa de otras regiones del organismo. Por esto, debe ponerse más atención no sólo en los kilos de más, sino también en la distribución de la grasa y especialmente en la circunferencia abdominal. A la luz de estas evidencias, incluso aquellas personas cuyo peso e IMC sean normales deben controlar también la circunferencia abdominal, pues se considera un factor de riesgo independiente del peso corporal.

 

 

Fuente: Apoteca Natura 

Imagen 2 Derecho de autor: sculler / 123RF Foto de archivo

Déjanos un comentario que inspire a las personas obesas a mantener un nivel adecuado de grasa visceral  

¡¡ Feliz día !!

 


 


Elizabeth Casas

www.unplusdebienestar.com

tu blog sobre estilo de vida saludable y bienestar personal


Si te gustan los lujos date el lujo de vivir

 

saludable, sin excesos”

Richard Frenkel. Escritor, conferencista y coach sobre nutrición



¡¡ Gracias por tu visita !!

Si te ha gustado este artículo, dale un "Me Gusta" y compártelo en tus redes sociales

También te pueda interesar

Escribir comentario

Comentarios: 0