Transgénicos. ¿ Sabemos lo que comemos ?

¿Sabías que? Por ejemplo, el maíz transgénico que se cultiva en España lleva genes de bacteria que le permiten producir una sustancia insecticida.

En 2.007 el 60% de los alimentos elaborados que se consumían en España contenían organismos genéticamente modificados, lo que coloquialmente se conoce como transgénicos. Así lo anunció en su día Greenpeace. Y por ello a pesar de que numerosos colectivos vienen alertando desde hace años de los  riesgos que pueden suponer tanto para el medio ambiente y la agricultura como para nuestra salud. Por ejemplo provocando alergias de tratamiento y potenciales repercusiones todavía aún desconocidas e impredecibles.

 

También pueden hacer que algunas bacterias patógenas para el hombre se vuelvan resistentes a los antibióticos con las graves consecuencias que ello acarrearía . Y aunque los dos mayores transgénicos cultivados en Europa para consumo humano y animal son el maíz y la soja, así como sus derivados, estos se encuentran ya en multitud de productos alimenticios de consumo habitual: desde las bolsas de patatas fritas y los platos preparados hasta la margarina, el chocolate, los aceites y las cervezas pasando por numerosos alimentos dietéticos infantiles

 

El impacto de los transgénicos y sus efectos para la salud

 

Los riesgos sanitarios a largo plazo de los OMG presentes en nuestra alimentación o en la de los animales cuyos productos consumimos no se están evaluando correctamente. Informes científicos independientes muestran evidencias de riesgos a la salud: nuevas alergias, aparición de nuevos tóxicos y efectos inesperados.

Hasta el momento se ha constatado los siguientes efectos sobre la salud: 

  • Aparición de nuevas alergias por introducción de nuevas proteínas en los alimentos. En EE.UU., en el conocido caso del "Maíz Starlink" (2000) se encontraron en la cadena alimentaria trazas de un maíz transgénico no autorizado para consumo humano que provocó graves problemas de reacciones alérgicas. 
  • Aparición de resistencias a antibióticos en bacterias patógenas para el hombre (en algunos OMG se utilizan genes antibióticos como marcadores). Es decir, algunos transgénicos pueden transferir a las bacterias la resistencia a determinados antibióticos que se utilizan para luchar contra enfermedades tanto humanas como animales (por ejemplo, a la amoxicilina). La Asociación de Médicos Británica ha recomendado prohibir el uso de estos genes marcadores.
  • Aparición de nuevos tóxicos en los alimentos (debido a los cultivos Bt o a las proteínas que se utilizan como marcadores en los OMG).
  • Incremento de la contaminación en los alimentos por un mayor uso de productos químicos en la agricultura. 
  • Disminución en la capacidad de fertilidad de ratones de laboratorio. Según un estudio hecho público por el gobierno austriaco, la fertilidad de las ratonas alimentadas con maíz modificado genéticamente se vio seriamente dañada, con una descendencia menor que los ratones alimentados con maíz convencional. 

 

Otros estudios científicos llevados a cabo sobre tres maíces transgénicos han encontrado evidencias claras de los riesgos en parámetros sanguíneos asociados con las funciones renales y hepáticas.

Los tres maíces tienen, si embargo, el visto bueno de las autoridades europeas, que han permitido su importación para entrar en la alimentación humana y animal en Europa y uno de ellos, el MON810, se cultiva sobre todo en España.

Los tres maíces tienen, si embargo,  el visto bueno de las autoridades europeas, que han permitido su importación para entrar en la alimentación humana y animal en Europa y uno de ellos, el MON810, se cultiva sobre todo en España.


Probablemente no puedas contestarme a la pregunta “¿qué comes?”

porque quizás ni siquiera tú lo sepas.

Pues sí quieres enterarte, ahora puedes consultar la Guía roja y verde de alimentos transgénicos, que ha elaborado Greenpeace.

 


En ella encontrarás una lista VERDE que incluye aquellos productos cuyos fabricantes han garantizado a Greenpeace que no utilizan transgénicos –ni sus derivados– en sus ingredientes o aditivos.

Y otra lista ROJA que incluye aquellos productos para los cuales Greenpeace no puede garantizar que no contengan transgénicos.

Se trata de:

  • productos cuyos fabricantes no garantizan a Greenpeace ausencia de transgénicos – o sus derivados– en sus ingredientes o aditivos.
  • productos para los cuales los análisis de laboratorio de Greenpeace han detectado transgénicos
  • productos en cuya etiqueta figura que contienen transgénicos o derivados. 
Descarga
GuiaRojaVerdeTransgenicos_5edicion_Actua
Documento Adobe Acrobat 763.1 KB

 

Puedes acceder también directamente a la guía Roja y Verde de los alimentos transgénicos en la web de Greenpeace:

http://www.greenpeace.org/espana/es/reports/gu-a-roja-y-verde/


 

 

Fuente: Greenpeace España

 

 

 

Javier Medina

www.unplusdebienestar.com

tu blog sobre estilo de vida saludable y bienestar personal


“La primera ley de la ecología es que todo está relacionado con todo lo demás”

Barry Commoner. Mayo de 1917 - septiembre de 2012 Biólogo estadounidense, profesor universitario, ecosocialista. Su principal legado como biólogo fue su escrito: El círculo que se cierra: Naturaleza y tecnología. 

 


¡¡ Gracias por tu visita !!

Si te ha gustado este artículo, dale un "Me Gusta" y compártelo en tus redes sociales 

También te pueda interesar


Escribir comentario

Comentarios: 0