No sólo de calcio, vive el hueso

El calcio es un nutriente esencial para la formación de los huesos. Durante toda la vida, nuestro organismo destruye el hueso antiguo y forma hueso nuevo. Conoce en este post como mantener, mejorar y recuperar la densidad ósea en casos como la osteoporosis.

 

Por ello, para mantener los huesos fuertes es muy importante ingerir las cantidades necesarias de calcio cada día.

El calcio es el mineral con mayor proporción dentro del organismo. Cerca del 99% de los niveles de calcio está en los huesos y el 1% restante se encuentra en las membranas celulares y líquidos extracelulares.

 

Evolución ósea

  • Etapa de crecimiento: durante esta etapa la formación de hueso es superior a la destrucción porque se está adquiriendo masa ósea. Por eso, la ingesta de calcio hasta los 25 años aproximadamente es tan importante. Además en esta etapa se crean las reservas de calcio para las etapas adultas.
  • Etapa adulta: en este periodo existen unos años de estabilidad ya que hay un balance entre la creación y la destrucción de calcio.
  • Etapa madurez: a partir de los 45 años se va perdiendo de forma progresiva densidad ósea ya que la destrucción de hueso es superior a la formación. Por ello, un aporte adecuado de calcio es importante para mantener todo el calcio en los huesos evitando una pérdida de masa ósea 

 

El calcio juega un papel fundamental en el organismo

  • Modula la contracción muscular, los músculos también necesitan calcio para realizar sus movimientos.
  • Actúa como regulador de la frecuencia cardíaca, los impulsos nerviosos y neuromusculares.
  • Participa en la coagulación de la sangre
  • Previene la pérdida de masa ósea.
  • Mantiene una correcta permeabilidad de las membranas

Consecuencias de un déficit de calcio

A largo plazo la falta de calcio permanente puede producir:

  • Descalcificación de los huesos y los dientes.
  • Mayor riesgo de fractura incluso realizando pequeños esfuerzos.
  • Deformaciones óseas, que pueden llevar a problemas de espalda y fuertes dolores.
  • Problemas musculares como temblores y calambres.
  • Otros; insomnio, dolores de cabeza, uñas débiles ....

Mantener una correcta ingesta en la dieta mediante las principales fuentes de calcio

 

  • Lácteos: son la mejor fuente de calcio, la leche y sus derivados como el yogur y el queso.
  • Hortalizas de hoja verde: son buenas fuentes de calcio, por ejemplo: brócoli, col, berza,repollo, espinacas, acelgas .... 

  • Otras fuentes: salmón, sardinas, almendras, nueces ....
  • Evitar alimentos que dificultan la absorción del calcio: la cafeína, el , las bebidas gaseosas y el alcohol.
  • Aumentar alimentos ricos en vitamina D. Pescados grasos, atún caballa, salmón. Huevo, setas, cereales enriquecidos.
  • Promover el ejercicio físico moderado ya que mejora la absorción del calcio.
  • Tomar el sol ayuda a absorber mejor la vitamina D3, una provitamina precursora de la vitamina D.

No sólo de calcio, vive el hueso

Osteoporosis: compañeros de viaje junto al calcio

Vitamina D: La vitamina D favorece la fijación y la asimilación del calcio en los huesos,

permitiendo que el organismo absorba el calcio presente en los alimentos que ingerimos. El cuerpo necesita vitamina D para absorber el calcio. Sin suficiente vitamina D, no podemos producir la hormona calcitrol (conocida como la “vitamina D activa”) en cantidades suficientes, lo que causa una absorción insuficiente del calcio de la dieta. En esa situación, el cuerpo debe tomar el calcio que necesita de sus suministros en el esqueleto, lo que debilita el material óseo existente y evita que se forme material óseo nuevo y fuerte.

Se puede obtener vitamina D de dos maneras seguras: por la piel y a través de la dieta. La vitamina D se produce naturalmente en el cuerpo después de exponerse a la luz del sol. Exponerse al sol por quince minutos es más que suficiente para producir y almacenar toda la vitamina D que necesita.

 

 

Vitamina K2-7 menaquinona: La vitamina K2, y más concretamente la variante bioquímica menaquinona-7, es un potente catalizador que contribuye de manera muy eficaz a que el calcio asimilado se adhiera a la matriz ósea evitando a la vez el exceso de calcio en el torrente sanguínea y en otros tejidos. La vitamina K2 favorece la absorción de calcio evitando que se deposite especialmente en cartílagos y arterias. Es la vitamina que no puedes ignorar si padeces osteoporosis, arterosclerosis o cualquier enfermedad cardiovascular. La ingesta diaria de K2-7 puede llegar a reducir hasta un 50% el riesgo de calcificación arterial .

 

Magnesio: la deficiencia de magnesio altera el metabolismo del calcio y de las hormonas que regulan el calcio, resultando la osteoporosis. El magnesio contribuye a fijar el calcio en la matriz ósea. Puesto que este mineral actúa en sinergia con el calcio, su toma regular fija el calcio en los huesos mientras que, a su vez, permite excretar el exceso cálcico que en los artrósicos que consumen suplementos provoca calcificaciones.

 

 

Interacciones y contraindicaciones de la Vitamina K: anticuagulantes, embarazo y lactancia, problemas renales.

 

 

 

¿Conoces cuál es el hueso que tiende a sufrir mayor número de fracturas?

 

A: fémur        B: clavícula       C: costilla

Encuentra la respuesta al final de este artículo

 

 

 

 

Javier Medina

www.unplusdebienestar.com

tu blog sobre estilo de vida saludable y bienestar personal


 

“No te enamores de los huesos, busca el espíritu”

Rumi (30 de septiembre de 1207 - Balj, Afganistán 17 de diciembre de 1273)

 Poeta místico musulmán, filósofo y maestro de la tradición Sufí

 


¡¡ Gracias por tu visita !!

Si te ha gustado este artículo, dale un "Me Gusta" y compártelo en tus redes sociales

También te pueda interesar


El hueso que tiende a sufrir mayor número de fracturas es el hueso de la clavícula en sus extremos. Suelen producirse a consecuencia de caídas con el brazo estirado o sobre el hombro.

Escribir comentario

Comentarios: 0