La importancia de la hidratación deportiva

Una adecuada hidratación antes, durante y después de la actividad física no solo mejora el rendimiento deportivo, sino que tiene consecuencias positivas para la salud.

La hidratación forma parte del entrenamiento de todo deportista: los calambres, agotamientos prematuros, dificultades de concentración y movimientos etc.... empiezan cuando el nivel de hidratación no corresponde a la actividad que se está realizando. Por lo que siempre tenemos que hidratarnos antes, durante y después del ejercicio físico.

Cuando practicamos algún deporte, mediante el sudor y la evaporación, el cuerpo pierde agua y si esta no se repone, puede ser dañino para nuestro organismo ya que el cuerpo se calienta y aparecen mermas en el rendimiento. NO hay que esperar a tener SED, pues ya es demasiado tarde para recuperarse rápidamente.

La sed es un síntoma tardío de deshidratación de nuestro organismo, por eso si practicas algún deporte no esperes a tener sed para beber.

Si el ejercicio es intenso y el ambiente caluroso,las bebidas isotónicas ayudan a reponer líquidos (agua), minerales (sodio,magnesio y potasio) principalmente y energía (azúcares).

Las bebidas isotónicas son aquellas cuya osmolaridad está comprendida entre 270 y 330 mOsm/l de bebida. La osmolaridad es la unidad de medida para expresar la concentración de solutos (minerales) totales de una solución. Este tipo de bebidas tienen una presión osmótica similar a la de la sangre, así al tener similar presión osmótica, se favorece la rápida y óptima asimilación de sus elementos, por tanto gracias a este tipo de bebidas es posible retrasar la fatiga, calambres y mejorar el rendimiento físico.

En casos de deportes de larga duración e intensidad media/alta se aconsejan las bebidas energéticas que contengan maltodextrinas así como otros tipos de azucares con diferentes velocidades de absorción como  sacarosa y dextrosa, de  rápida absorción e isomaltulosa de un bajo índice glicémico e insulémico que se liberá de manera más lenta, para poder asegurar el suministro suficiente durante más tiempo.

 

Consecuencias

Según el grado de deshidratación se han objetivado una serie de efectos fisiológicos de especial trascendencia según asegura un estudio de revisión sobre los requerimientos para mantener una adecuada hidratación durante la práctica del ejercicio físico y el deporte, publicado en la revista Nutrición Hospitalaria y llevado a cabo por los profesores e investigadores de la Universidad del País Vasco (UPV-EHU), Aritz Urdampilleta y Saioa Gómez-Zorita.

 

  • Con niveles de deshidratación de tan solo el 1% (del peso corporal) se registra un aumento de 0,3º C y unas 6 pul/min a una misma carga de ejercicio físico.
  • Con un 2% se incrementa la temperatura corporal (0,6-1º C) y la frecuencia cardíaca.
  • Si el grado de deshidratación es del 3%, disminuye la resistencia muscular, se puede dar hipertermia, cefalea y desorientación.
  • Con un nivel de deshidratación del 4%, aparecen la pérdida de resistencia y fuerza, calambres musculares, riesgo de congelaciones a altitudes elevadas.
  • Con un nivel de deshidratación del 5-6%, tal y como destacan los investigadores, se hace evidente la presencia de agotamiento y el aumento significativo de la temperatura corporal (39-41ºC, estado de fiebre) hasta llegar al cese de la actividad físico-deportiva.

Fuente: MegaPlus / 20minutos.es

 

 

¿Practicas algún deporte?

¿Te hidratas adecuadamente, con alguna bebida isotónica?

Disfruta de un magnífico día. Que nadie, ni nada te lo estropee

 

 

 

Javier Medina

www.unplusdebienestar.com

tu blog sobre estilo de vida saludable y bienestar personal


 

“Deja que el instinto guíe tus pasos…. el te llevará donde más quieras”

Kílian Jornet Burgada (Sabadell, Barcelona; 27 de octubre de 1987) esquiador y corredor de montaña, ultramaratonista.

 


¡¡ Gracias por tu visita !!

Si te ha gustado este artículo, dale un "Me Gusta" y compártelo en tus redes sociales 

También te pueda interesar


Escribir comentario

Comentarios: 0