Salud Articular. Recomendaciones, alimentación y empleo de suplementos

El cuidado de nuestro sistema óseo es fundamental, por lo que el ejercicio, el mantenimiento de unos hábitos saludables y una buena alimentación serán los pilares para mantener una óptima salud de nuestros huesos.

La osteoporosis y otras enfermedades degenerativas e inflamatorias a nivel articular como la artrosis y la artritis son cada vez más comunes en la población. ¿Por qué no prevenirlas con una actividad saludable y siguiendo unas buenas recomendaciones al respecto?

 

Ejercicio adecuado y saludable

Hacer ejercicio a cualquier edad es importante para tener unos huesos sanos y representa una parte imprescindible dentro de un programa de prevención y tratamiento de la osteoporosis. Además, el ejercicio no solamente mejora la salud de nuestros huesos, sino que también aumenta la fuerza muscular, la coordinación, el equilibrio y contribuye a mejorar la salud en general.

Levantar pesas, caminar, senderismo, jugar al tenis, bailar son buenas opciones. Además nadar, correr o montar en bicicleta resultan ejercicios muy buenos para fortalecer los músculos, huesos y reducir el riesgo de enfermedades cardiovasculares.

 

Hábitos saludables y control de peso

Limita la ingesta de alcohol ya que su exceso reduce la absorción de calcio en el intestino y produce deficiencias de vitamina D y magnesio.

Evita fumar; incluso en la menopausia, la perdida de hueso derivada del tabaquismo se reduce al dejar el tabaco.

Reduce el consumo de sal al mínimo y potencia el sabor de los platos con ajo, cebolla, bierbas aromáticas etc.

Modera el consumo de café. Más de tres tazas al día aceleran la pérdida de calcio a través de la orina. En cambio el té, te ayudará a prevenir la osteoporosis.

Mantén el peso adecuado, pues su exceso pone presión adicional sobre las articulaciones.

Consulta el uso de determinados medicamentos: has de saber que los corticoides, antipilépticos e inmunosupresores pueden contribuir a la desmineralización ósea.

 

Alimentación correcta y empleo de suplementos

Otro factor importante para tener unos huesos saludables pasa por la alimentación, base de la prevención de muchas enfermedades. Asegúrate de consumir cantidades adecuadas de calcio y vitamina D. Los productos lácteos y pescados azules como las sardinas son fuentes ricas de ambos nutrientes. Si no los consumes puedes optar por un suplemento que optimice la absorción de éstos, a la par que aporte otros nutrientes esenciales para el mantenimiento de unos huesos sanos.

 

Los principales nutrientes que deberías incluir en tu dieta y/o suplementación:

 

  • Calcio. Es el mineral más importante en la formación de los huesos, y es necesario para la contracción muscular, la transmisión del impulso nerviosos, la coagulación sanguínea y otras muchas funciones.
  • Fósforo. Es un mineral que debe estar en perfecto balance con el calcio, para mantener los huesos fuertes.
  • Magnesio. Este mineral es el encargado de aportar dureza al huesos, además influye a las hormonas que regulan los niveles de calcio. Facilita la absorción de vitamina D.
  • Silicio. Actúa en la formación de la matriz de colágeno, que aporta flexibilidad a los huesos.
  • Manganeso. Este mineral trabaja junto con el calcio en la formación y mantenimiento de los huesos.
  • Cobre. Es necesario para la síntesis del colágeno que forma los huesos.
  • Vitamina D. Es la vitamina encargada de la absorción del calcio y el fósforo en los dientes y los huesos. Esta vitamina se puede obtener por medio de los lácteos no desnatados o enriquecidos, el pescado azul, y por la exposición a la luz solar (15 minutos diarios son suficientes)
  • Proteínas. Tienen la función de mantener la matriz del colágeno, que da elasticidad al hueso.
  • Ácidos grasos esenciales. Son de suma importancia para la absorción del calcio en los huesos, reducen la eliminación de calcio a través de la orina, y además ayudan a evitar el envejecimiento de las células óseas.
  • Vitamina C. es un excelente antioxidante que ayuda a proteger las células de los radicales libres, y es necesaria para la formación de colágeno.
  • Sulfato de glucosamina. Es un glucosaminoglicano que promueve la formación de nuevo cartílago mediante la estimulación de la síntesis de colágeno y de proteoglicanos. Puede inhibir la síntesis de las enzimas destructoras del cartílago articular.
  • Condrotin sulfato. Es también un glicosaminoglicano, importante constituyente estructural de la matriz extra celular del cartílago.
  • Metilsulfonilmetano (MSM). Es un compuesto orgánico azufrado, y la evidencia científica indica que el azufre es necesario para la formación y mantenimiento del tejido conectivo y para lubricar las articulaciones.
  • Colágeno tipo II. Es el principal componente del cartílago articular, y junto con los proteoglicanos forman la matriz extra celular del cartílago. Su hidrólisis hace que sea más fácilmente absorbido.
  • Plantas como la cúrcuma, el abedul, el fresno, harpagofito, cola de caballo, yuca, o sauce entre otras, presentan propiedades antiinflamatorias.  

 

El empleo de suplementos dietéticos que apoyen a una correcta alimentación resulta también un medio muy eficaz para mantener una óptima salud articular y ósea, así como para prevenir cuadros deficitarios de algunos nutrientes.

 

 

¿Añadirías algún otro suplemento que no hayamos citado?

Que tengas un feliz inicio de semana

 

 

 

Fuente: Magazine Bienestar Natural - Nutrinat

 

 

 

Javier Medina

www.unplusdebienestar.com

tu blog sobre estilo de vida saludable y bienestar personal


“La mano tiene la articulación más rica del espacio.”

Eduardo Chillida (enero de 1924, San Sebastián - agosto de 2002, San Sebastián) Escultor 

Premio de la Fundación Wolf de las Artes

 

 


¡¡ Gracias por tu visita !!

Si te ha gustado este artículo, dale un "Me Gusta" y compártelo en tus redes sociales

También te pueda interesar


Escribir comentario

Comentarios: 0