La importancia de tener buenos hábitos digestivos

Los trastornos digestivos son muy comunes, nos encontramos con ellos todos los días en nuestra sociedad. Engloban diversas afecciones como la dispepsia, flatulencia, estreñimiento o la acidez estomacal entre las más habituales. En este artículo te contamos como prevenirlos mediante hábitos adecuados y que suplementos naturales nos pueden ayudar.

Los trastornos digestivos tienen una gran influencia en el día a día de cada individuo, la tensión constante, comidas rápidas y desequilibradas, la pobre calidad de los alimentos ingeridos, cambios constantes de horarios, entre otros hábitos diarios desequilibran nuestros sistema digestivo.

El más común es la dispepsia. es un dolor o molestia en la parte central del abdomen, encima del ombligo acompañada en ocasiones de reflujo gástrico. La dispepsia puede surgir por diferentes causas, úlcera péptica, inflamación del estómago, problemas a nivel nervioso y motor gastrointestinal, consumo de bebidas alcohólicas, aerofágia, tabaquismo .

 

Prevención

Los trastornos gastrointestinales interfieren en la calidad de vida de los pacientes, sobre todo debido a los síntomas que acompañan a la patología, normalmente dolor y disconfort, restricciones alimentarias y estrés. Por eso, se deben crear buenos hábitos para evitar el desarrollo de estos trastornos como:

 

  • Adoptar una alimentación variada y equilibrada
  • Reducir el consumo de sal y grasas. aumentar la ingesta de fibra soluble e insoluble.
  • Evitar los alimentos a los que sea intolerante.
  • Masticar bien los alimentos
  • Mantener una buena hidratación, principalmente fuera de las comidas.
  • Moderar el consumo de café, alcohol y tabaco.
  • Practicar ejercicio físico.

Complementos alimenticios naturales

La combinación o uso de algunos de estos complementos fácilmente incorporables a nuestra dieta nos ayudarán a mejorar nuestro sistema digestivo.

 

  • Bacterias acidolácticas. Bifidobacterium, B. lactis,  Enterococcus faecium, Lactobacillus acidophilus, Lactococcus lactis etc... Forman parte de la composición habitual de nuestra flora intestinal y limitan el crecimiento de la flora patógena. Estas bacterias contribuyen directamente a aportar flora beneficiosa. La flora bacteriana aportada contribuye directamente a un incremento significativo en la concentración de Lactobacilos en la flora fecal.
  • Los Fructooligosacáridos. Fibra natural de la chicoria. Actúan como nutrientes selectivos, ya que son metabolizados mayoritariamente por la flora bacteriana, generando a su vez pH ácido en el intestino desfavorable para la flora patógena. De esta forma se aportan nutrientes que favorecen el crecimiento de la flora beneficiosa y que indirectamente limitan también el crecimiento de la patógena.
  • La cáscara de Psyllium. El psyllium es la cáscara de la semilla del plantago y es una hierba superior utilizada para la salud intestinal en general. Tiene la capacidad de absorber muchas veces su peso en agua, con lo cual aumenta el volumen de la masa fecal, a la vez que forma un mucílago que facilita el transito intestinal, contribuyendo además a la eliminación de toxinas presentes en la luz intestinal.

 

Recuerda. Un intestino saludable es sinónimo de salud

 ¿Te has acordado de empezar el día con una sonrisa? ¡¡Feliz fin de semana!!

 

 

 

Javier Medina

www.unplusdebienestar.com

tu blog sobre estilo de vida saludable y bienestar personal


“Un buen gobierno es como una buena digestión; mientras funciona, casi no la percibimos”

Erskine Preston Caldwell  ( Georgia, 17 de diciembre de 1903 - 11 de abril de 1987)

novelista estadounidense.

 


¡¡ Gracias por tu visita !!

Si te ha gustado este artículo, dale un "Me Gusta" y compártelo en tus redes sociales 

También te pueda interesar


Escribir comentario

Comentarios: 0