Cansancio y falta de energía ¿Qué podemos hacer?

El cansancio es la falta de fuerzas después de realizar un esfuerzo físico, intelectual, emocional, o por la falta de descanso. Pero también puede ser síntoma de una enfermedad, sino hay una actividad previa que lo justifique.

 

Tipos de cansancio

Hay dos tipos de fatiga o cansancio, de acuerdo a su tiempo de evolución:

  1. Fatiga aguda: Es el cansancio normal que se experimenta después de realizar algún tipo de actividad. En este tipo de fatiga los síntomas aparecen rápidamente, duran poco tiempo y el individuo se recuperan después de tomar un descanso, logrando retomar las actividades cotidianas. Se trata de una fatiga temporal que, en general, tienen una causa identificable y un tratamiento posible.
  2. Fatiga crónica: Es un trastorno en el que se presenta un estado de cansancio extremo, que no se alivia con el descanso; perdura durante periodos largos de tiempo y limita al individuo en sus actividades diarias. La fatiga persistente o recurrente se caracteriza por dolor músculo esquelético difuso, trastornos del sueño y deterioro cognitivo subjetivo con duración de 6 meses o más.

Algunas causas de cansancio y fatiga son

  • Sesiones prolongadas de trabajo físico o mental.
  • Práctica de ejercicio intenso.
  • No dormir el tiempo suficiente para que el organismo recupere su energía (mínimo 8 horas al día).
  • Abuso en la ingesta de laxantes, tranquilizantes y diuréticos.
  • Exposición prolongada al Sol
  • Convalecencia de enfermedad o cirugía.
  • Senectud, ya que durante esta etapa se presenta descenso progresivo de la capacidad y resistencia física.
  • Tratamiento con antihistamínicos, antihipertensivos o sedantes.
  • Deficiencia de vitaminas.
  • Saltarse comidas, reducir bruscamente la ingesta de calorías, no beber suficiente cantidad de líquidos e ingerir sólo alimentos procesados, ya que estas acciones dejan a las células sin la energía necesaria para que puedan cumplir sus funciones.
  • Cualquier tipo de infección.
  • Embarazo.
  • Fumar, ya que evita que el organismo se oxigene adecuadamente.
  • Desnutrición o deficiencia de nutrientes que generalmente se asocia a una mala alimentación, alteraciones en el proceso de absorción intestinal, diarrea crónica y enfermedades como cáncer o sida.
  • Anemia o disminución de los niveles de hemoglobina en sangre (proteína que se encuentra en glóbulos rojos y transporta oxígeno desde los pulmones a todo el cuerpo a través de venas y arterias) causada por dieta deficiente en hierro, ácido fólico y vitamina B12, así como para hemorragias o alteraciones en el funcionamiento del bazo (alojado atrás el estómago) o médula ósea (tejido que se encuentra en el interior de los huesos).
  • La reducción de líquidos en el organismo o deshidratación se presenta a consecuencia de enfermedades (por ejemplo, diarrea o diabetes), sudoración excesiva, exposición prolongada al Sol, práctica de ejercicio o cuando el consumo de agua es deficiente.
  • Apnea del sueño, trastorno que impide o dificulta la llegada de aire a los pulmones mientras se duerme.
  • Insomnio.
  • Diabetes, síndrome caracterizado por acumulación excesiva de glucosa en la sangre, debido a deterioro absoluto o parcial de la secreción y acción de la hormona insulina (producida por el páncreas y responsable de mantener las cifras de azúcar normales).
  • Cáncer o formación de tumores malignos originados por la multiplicación desordenada de las células de un tejido u órgano.
  • Estrés.
  • Depresión.
  • Fibromialgia, definida como forma de reumatismo en músculos, ligamentos y tendones que rodean las coyunturas.
  • Hipotiroidismo (actividad disminuida de la glándula tiroides).
  • Artritis reumatoide, enfermedad inflamatoria crónica que se caracteriza por la inflamación de una o varias articulaciones, dolor, sensación de rigidez en muñecas, nudillos, dedos, codos, hombros, cadera, rodillas y tobillos, así como dificultad para realizar las actividades diarias.
  • Enfermedades autoinmunes como el Lupus eritematoso sistémico, trastorno inflamatorio crónico que puede afectar a varios sistemas del organismo, incluyendo la piel, articulaciones y órganos internos.
  • Enfermedad de Addison, que es el resultado del deficiente funcionamiento de las glándulas adrenales, lo que da lugar a escasa producción de las hormonas cortisol y aldosterona, ocasionando que el organismo no pueda cumplir con las siguientes funciones: aprovechamiento de grasas, proteínas y carbohidratos, supresión de las reacciones inflamatorias y control del sodio y potasio en sangre.

Principales síntomas

  • Falta de energía.
  • Dificultad para realizar las actividades diarias.
  • Somnolencia.
  • Irritabilidad.
  • Dolor de cabeza y muscular.
  • Debilidad corporal.
  • Falta de memoria.
  • Dificultad para concentrarse.

Algunos consejos

  • Si se practica deporte, bajar el ritmo y la intensidad de los entrenamientos, durante al menos 6 u 8 días
  • Tomar un complejo vitamínico compensatorio
  • Seguir una alimentación equilibrada.
  • Reponer sales minerales
  • Sueño suficientemente reparador de 8 a 10 horas diarias
  • Masaje recuperador para ayudar a eliminar del cuerpo el exceso de toxinas
  • Técnicas de relajación y musicoterapia
  • Abandonar el consumo de tabaco y alcohol
  • Realizar pruebas analíticas de sangre y orina, por si hay que tomar medidas en función de los resultados obtenidos

Alimentos y plantas que pueden ayudar

  • El polen es un alimento elaborado por las abejas para alimentar las abejas obreras siendo muy apreciado en épocas de astenia o cansancio acentuado.
  • La Jalea Real es beneficiosa en todos los casos que se requiere un apoyo energético y reconstituyente así como una optimización de las funciones del organismo. Su gran tolerabilidad la convierte en un tónico natural único en el mundo, indicado para todas las edades, especialmente para los niños en sus momentos de mayor actividad.
  • La raíz de ginseng no sólo sirve para que te sientas lleno de energía y vitalidad, sino que además, aporta otros beneficios. Aunque, hay que señalar que el consumo excesivo de ginseng no está libre de contraindicaciones.
  • La Rhodiola Rosea es una planta medicinal antiestrés que ayuda a combatir el cansancio.
  • El Triptófano es precursor del neurotransmisor serotonina, de la melatonina y de la vitamina B3 o niacina. Se le considera un aminoácido esencial. Ayuda en la prevención y tratamiento de diferentes alteraciones del sistema nervioso como la esquizofrenia, las manías, la depresión, la ansiedad, estrés, etc. Mejora la inducción al sueño.

 

¿Qué remedio natural utilizas en épocas de cansancio?

Feliz fin de semana. A olvidarse del reloj

 

 

 

Javier Medina

acerca de

tu blog sobre estilo de vida saludable y bienestar personal


 

“Un paseo por la mañana es una bendición para el resto del día”

Henry David Thoreau (Concord, Massachusetts, 12 de julio de 1817 - 6 de mayo de 1862) Escritor, poeta y filósofo estadounidense

 


¡¡ Gracias por tu visita !!

Si te ha gustado este artículo, dale un "Me Gusta" y compártelo en tus redes sociales 

También te pueda interesar


Escribir comentario

Comentarios: 0