¿Es la leche realmente buena para nuestros huesos?

A la leche se le ha dado fama de que fortalece los huesos, pero un análisis de todos los mejores estudios realizados no encontró ninguna asociación entre el consumo de leche y el riesgo de fractura de cadera [1]. Así que beber leche en la edad adulta podría no ayudar a los huesos, pero ¿qué pasa en la adolescencia? Los investigadores de Harvard decidieron ponerlo a prueba.

Los estudios han mostrado que un mayor consumo de leche durante la infancia y la adolescencia contribuye a maximizar la masa ósea y por lo tanto se espera que ayude a evitar la osteoporosis y las fracturas óseas en años posteriores [2]. Pero eso no es lo que los investigadores han encontrado. El consumo de leche durante la adolescencia no se asoció con un menor riesgo de fractura de cadera, y más bien al contrario, el consumo de leche se asoció con un incremento marginal en el riesgo de fractura en los hombres. Parece ser que el impulso adicional en la densidad mineral ósea total del cuerpo que se obtiene de ingerir calcio adicional se pierde en unos pocos años, incluso si se mantiene elevada la suplementación de calcio [3]. Esto sugiere a los investigadores una explicación parcial para el conocido enigma de que las tasas de fractura de cadera son más altas en las poblaciones con el mayor consumo de leche. Esto puede ser una explicación de por qué las tasas no son más bajas, pero ¿por qué tienen que ser más altas?

 

Este enigma irritó a un equipo de investigación sueco, desconcertado porque los estudios una y otra vez habían mostrado una tendencia a un mayor riesgo de fractura con una mayor ingesta de leche. Existe un defecto congénito poco común llamado galactosemia, en el que los bebés nacen sin las enzimas necesarias para neutralizar la galactosa que se encuentra en la leche, por lo que terminan con niveles elevados de galactosa en la sangre, que puede causar pérdida ósea, incluso en los niños. Así que tal vez, se imaginaron los investigadores suecos, incluso en personas normales que pueden neutralizar la galactosa, puede que no sea bueno para los huesos beber leche todos los días. Y la galactosa no sólo daña los huesos. La galactosa es lo que usan los científicos para causar envejecimiento prematuro en animales de laboratorio. Se les introduce un poco de galactosa y se puede acortar su esperanza de vida, causar estrés oxidativo, inflamación, degeneración cerebral - simplemente con el contenido de galactosa equivalente a uno o dos vasos de leche al día.

Pero nosotros no somos ratas. Sin embargo, dada la alta cantidad de galactosa que tiene la leche, las recomendaciones para aumentar la ingesta de leche para la prevención de fracturas podría ser una contradicción concebible. Por ello, los investigadores decidieron ponerlo a prueba: estudiando la ingesta de leche y la mortalidad, así como el riesgo de fractura para probar su teoría. Se siguió a cien mil hombres y mujeres durante 20 años [4]. ¿Qué encontraron los investigadores? Las mujeres que bebían leche tenían tasas más altas de muerte, enfermedades del corazón y significativamente más cáncer por cada vaso de leche. Tomar tres vasos al día se asoció con casi el doble de riesgo de muerte, y tenían significativamente más fracturas óseas y de cadera, también.

Los hombres en un estudio aparte también tuvieron una mayor tasa de muerte con un mayor consumo de leche, pero al menos no tenían mayores tasas de fracturas. Por lo tanto, los investigadores encontraron una mayor tasa de mortalidad y de fracturas dependiente de la dosis en las mujeres, y una mayor tasa de mortalidad en los hombres con la ingesta de leche, pero todo lo contrario para otros productos lácteos como la leche agria y el yogur, lo cual encajaría con la teoría de la galactosa, ya que las bacterias pueden fermentar una parte de la lactosa. Para demostrarlo, sin embargo, es necesario un ensayo controlado aleatorizado para examinar el efecto de la ingesta de leche en la mortalidad y las fracturas. Como señalaba el editorial que acompaña el estudio, más vale averiguar esto pronto porque el consumo de leche está en aumento en todo el mundo.

 

Fuente: unionvegetariana.org  Dr. Michael Greger

 

REFERENCIAS:

1. Milk intake and risk of hip fracture in men and women: a meta-analysis of prospective cohort studies. Bischoff-Ferrari HA, Dawson-Hughes B, Baron JA, Kanis JA, et al. J Bone Miner Res. 2011 Apr;26(4):833-9. doi: 10.1002/jbmr.279.

 

2. Milk consumption during teenage years and risk of hip fractures in older adults. Feskanich D, Bischoff-Ferrari HA, Frazier AL, Willett WC. JAMA Pediatr. 2014 Jan;168(1):54-60. doi: 10.1001/jamapediatrics.2013.3821.

 

3. Calcium supplementation and bone mineral density in females from childhood to young adulthood: a randomized controlled trial. Matkovic V, Goel PK, BadenhopStevens NE, Landoll JD, et al. Am J Clin Nutr. 2005 Jan;81(1):175-88.

 

4. Milk intake and risk of mortality and fractures in women and men: cohort studies. Michaëlsson K, Wolk A, Langenskiöld S3, Basu S, Warensjö Lemming E, Melhus H, Byberg L. BMJ. 2014 Oct 28;349:g6015. doi: 10.1136/bmj.g6015.

 

 

¿Consumes bebidas de origen vegetal? 

Feliz día. Recuerda que: El arte de la vida es ser feliz con poco.

 

 

 

Elizabeth Casas

acerca de

tu blog sobre estilo de vida saludable y bienestar personal


 

“Los vegetales son un deber en la dieta”

James Robert Davis (28 de julio de 1945; Marion, Indiana), más conocido como Jim Davis. Dibujante de cómics estadounidense, renombrado por ser el creador de Garfield.

 


¡¡ Gracias por tu visita !!

Si te ha gustado este artículo, dale un "Me Gusta" y compártelo en tus redes sociales

También te pueda interesar


Escribir comentario

Comentarios: 0