Si te centras en lo que no tienes, te pierdes lo que tienes

La ambición muchas veces nos hace desear lo que no tenemos y una vez lo conseguimos ya estamos satisfechos durante unos días pero de nuevo volvemos a buscar otra cosa que no tengamos para desearla.

Esto no tiene fin, consigues algo y en vez de disfrutarlo ya estás deseando conseguir otra cosa que no tienes, al final lo que pasa es que nunca estamos satisfechos con nada.

 

Nos pasamos la vida deseando cosas como un niño cuando le compras un juguete y al rato ya no lo quiere y desea otro que no tiene.

No digo que debamos conformarnos y no aspirar a desear y conseguir algo, pero de una manera racional en la que nos tomemos nuestro tiempo para saborear lo que tenemos y dediquemos otro tiempo para conseguir otras metas.

 

Lo que no es saludable es que siempre te centres en lo que no tienes, nadie lo puede tener todo y estar pensando en lo que no tenemos nos perjudica.

Es mejor centrarse en las pequeñas cosas o grandes que tengamos, valora siempre lo que tienes.

 

Cuando no paras de ambicionar y vas mas rápido que el tiempo es como si te dieran un puñado de caramelos y te dieran un tiempo para comerlos, de tanta prisa y tantas ganas de probarlos todos al final no podríamos disfrutarlos bien, en cambio mejor que nos den un caramelo con todo el tiempo de saborearlo.

 

Imagina que estás en un mercado, pides unas cuantas chocolatinas blancas y de varios sabores, las tienes en la bolsa, ya las has pagado, una vez ya tienes algo conseguido tendemos a darlo por hecho y a no valorarlo y luego te quedas mirando esos muñequitos de arriba pensando ¿debería haber comprado lo otro en vez de lo que he comprado? y dudas y te arrepientes pensando si has hecho bien en comprar algo determinado, céntrate y disfruta lo que has comprado (en lo que tienes), apenas has probado lo que llevas en la bolsa ¿y ya estás deseando lo otro, pensando que igual deberías haber comprado otra cosa?

 

Este ejemplo del mercado es solo una metáfora, pero en la vida real continuamente hacemos lo mismo, tomamos decisiones y nos planteamos "qué hubiera sido si hubiéramos tomado otro camino......." , cuando se toma una decisión hay que aceptarla y saborearla, "lo que hubiera sido si"......... ya quedó atrás, ya no se puede hacer nada, por lo tanto darle vueltas no tiene sentido.

 

SIN PRISAS

 

No porque vayas mas deprisa vas a aprovechar mas el tiempo, será todo muy fugaz y te quedarás con la sensación de no haber saboreado bien los instantes, hay que valorar lo que se tiene y darse un respiro para disfrutarlo, a veces no nos damos cuenta de que estamos en una búsqueda continua y estresante, no es necesario, lo que tienes aquí y ahora puede ser suficiente para que seas feliz.

 

La manera mas efectiva de ir por la vida es como apunta una frase popular "Camina sin prisa pero sin pausa" 

Imaginemos que vamos haciendo un camino de senderismo y sabemos que en ese camino hay un diamante azul de mucho valor, difícil de encontrar pero no imposible, iremos mirando alrededor en su busca.

 

Levantaremos piedras y objetos ansiosos para ver si lo encontramos, nuestro objetivo es encontrar el diamante azul y si no lo encontramos estamos tristes, frustrados, nos sentiremos desgraciados por no conseguir el objetivo ¿resultado? Que no hemos disfrutado del camino.

 

Cuando crees que solo una meta es la que puede darte felicidad nunca serás feliz, porque cuando consigas esa meta ya estarás buscando otra.

Nunca quedarás satisfecho/a, los objetivos están muy bien pero nunca deben de ser imprescindibles en nuestra vida, hay muchas otras cosas mas.

 

En ese ejemplo del camino de senderismo, el protagonista se ha perdido el disfrute del camino y en su mente ha estado el objetivo de encontrar un diamante azul.

Y si ese diamante azul no se consigue hay frustración, pena, desánimo pero se olvida de que no necesita para nada de ese diamante, si lo encuentra está muy bien pero sino hay muchas otras cosas que puede disfrutar.

 

En el camino habían muchas flores que ni se ha parado ha admirar, vistas preciosas, ríos, bonitos pájaros, arboledas espectaculares, pero nada de eso se ha visto porque la mente estaba demasiado ocupada en encontrar lo que no se tiene.

 

Igual ni te has dado cuenta de lo que tienes alrededor, no necesitas tanto como piensas para ser feliz, deja la mente en calma, no ambiciones tanto porque te nubla y no te deja ver lo que tienes cerca.

 

Hay personas que tienen mucho pero si no lo valoran y se centran en lo que no tienen no sirve de mucho. En cambio hay personas que tienen muy poco pero lo valoran tanto y lo agradecen que son más ricas que los demás, más ricas espiritualmente y más felices.

 

El ser humano no necesita tanto para estar bien, a veces las cosas materiales y económicas nublan del verdadero sentido de la vida.

Vinimos a este mundo sin nada y en países pobres no disponen de tantas cosas materiales, tienen casas muy sencillas casi sin muebles pero son mas felices que otras personas que viven con mucha mas riqueza material.

 

Porque en países pobres viven en constante unión con la naturaleza y sus habitantes, para qué quieren tanta tecnología, no la necesitan, están unidos a su gente y al universo, valoran cualquier cosa que se encuentran por el camino.

 

Sus niños no necesitan juguetes porque juegan con las piedras, en esos países conocen el verdadero sentido del ser humano y continuamente en países ricos hay cada vez mas infelicidad y soledad.

 

Tu felicidad real está en el contacto humano, en que te rodees de buena gente que te aprecie y te valore, somos seres sociales por naturaleza y ese es el punto clave de tu bienestar.

 

Valora y no pases por alto lo que pasa cada día a través de tus ojos, puede que pienses que no pasa nada pero sí pasa. Incluso de camino al trabajo te puedes encontrar cosas que merezcan la pena de admirar, no hay instante en el día en que no pueda pasar algo bonito delante de nuestros ojos, estate atento/a y valora lo que te encuentras, muchas veces puede parecer que algo no tiene valor pero si lo abres puedes descubrir grandes tesoros.

 

No juzgues lo que ves por el exterior te puedes sorprender de lo que una persona es por dentro si le das la oportunidad de conocerla.

Cuando vemos a alguien tendemos a aplicar nuestros argumentos en base a las experiencias vividas, por lo que a veces puede no corresponder con la realidad lo que pensamos, es mejor indagar y conocer para valorar si la imagen que tenemos de alguien es la real.

 

No esperes a ese día especial con fecha y hora, no esperes a que se cumpla ese acontecimiento que tanto deseas, la vida es mucho mas que todo eso.

 

Es ahora mismo, no es el mañana ni el ayer, es este instante presente que muchas veces pierdes pensando en objetivos que te nublan la capacidad de saborear lo que pasa en este instante presente.

 

 

¿Disfrutas de todo lo que tienes?

¡¡Que disfrutes de un magnifico y positivo día!!

 

 

 

Javier Medina

acerca de

tu blog sobre estilo de vida saludable y bienestar personal


 

 “Nunca es tarde para emprender un nuevo rumbo, vivir una nueva historia, o construir un nuevo sueño”

 Las cosas buenas ocurren todos los días. Solo nos tenemos que dar cuenta de ellas. 

Anne Wilson Schaef. Escritora. Doctorada en psicología clínica y  en Letras Humanísticas en Kenyon College, Kenyon, Ohio.

 


¡¡ Gracias por tu visita !!

Si te ha gustado este artículo, dale un "Me Gusta" y compártelo en tus redes sociales 

También te pueda interesar


Escribir comentario

Comentarios: 0